El manejo de los conflictos sociales en el Perú (I)

Por Ronald Ibarra. La gestión de los conflictos sociales involucra la participación de tres principales actores; el Estado, la Empresa y la población, entonces a menos de un año de cumplirse el Bicentenario de la independencia de nuestro país, los conflictos sociales se han convertido en un factor importante y en muchas ocasiones determinante para la marcha económica, política y social del Perú, en el que cada uno de los actores antes mencionados tiene su cuota de participación y de responsabilidad.

Cuando hablamos de estado, nos referimos a los tres poderes; legislativo,ejecutivo, judicial, organismos constitucionalmente autónomos, gobiernos regionalesygobiernos locales. Porque, son varios aspectos que se evidencian, tales como:la escasa y casi nulacoordinación y articulaciónentre los poderes, los organismos autónomos, los ministeriosy los diferentes niveles de gobierno, cuando intervienen en los conflictos sociales, una muestra de esta situación, es la información, la fase, los actores, las características, entre otros datos, que manejan por un lado la defensoría del pueblo,yde otrola presidencia del consejo de ministros; información que se contradice, que confronta y que confunde a diferentes actores sociales por ejemplo, a las empresas, a los gobiernos subnacionales, a las comunidades etc.,cuandoen realidadambas instituciones son del Estado,sus trabajadoresson funcionariospúblicos y su deber es velar por los intereses del Estado, sin duda hay muchos aspectos más por tratar sobre este importante actor social en los conflictos sociales.

Las empresas, son el segundo actor social de extrema importancia en la gestión de los conflictos sociales, es sabido que cada empresa, diseña e implementa su propia política de inversiones y cuyos principales componentes son el aspecto económico, el aspecto social y el aspecto ambiental principalmente, también es conocido que existen empresas que desarrollan sus actividades de manera transparente y exitosa, con una muy buena política de responsabilidad social; pero así mismo, hay de aquellas empresas que no son bien vistas por la población de su entorno, producto de una pésima política de responsabilidad social. En realidad nos atrevemos a señalar dos aspectos fundamentales que marcan el comportamiento de las empresas, sin duda nos referimos aquellas que están vinculadas principalmente a las actividades extractivas queson:en primer lugar el relacionamiento de las empresas con las poblaciones de su entorno, que en algunos casos es muy tibia y en otras es pésima, es incompresible como es que las empresas a estas alturas, y con tantas lecciones acontecidas no sepan establecer una buena política de relacionamiento, que los conviertaen uno mas de la comunidad, de la localidad donde desarrolla sus actividades; un segundo aspecto clamoroso que hace que los conflictos sociales resurjan y sean de nunca acabar, son los compromisos que no se cumplende parte de las empresas, empresas que suscriben acuerdos y compromisos con las comunidades o poblaciones y no lo realizan, no lo tangibilizan, no cumplen; este es untema muy sensible que genera desconfianza y una percepción negativa de la conducta de las empresas; y este es unaspecto de autocrítica y análisisque deben realizar de manera sincera las empresas, miremos sino cuantas mesas de dialogo, cuantas actas suscritas y cuantos compromisos incumplidos existen hasta hoy.

Un tercer actor fundamental en el manejo de los conflictos sociales, es el rol que desempeña la población a quien por lo general se le denomina la sociedad civily cuyo comportamiento es clave. Es bien cierto que las comunidades, las poblaciones mas alejadas y que generalmente estánen las áreas ruralesalejadas, donde se desarrollan las actividades extractivas, siente, perciben y constatan la ausencia del Estado, que por lo general existe desencanto, descontento y porque observan que el Estado les ha fallado; es entonces cuando esta población ve como una posibilidad de desarrollo o como una amenaza la presencia de las empresas. Independientemente de los dos aspectos antes mencionados, de manera autocritica debemos señalar que existe tambiénresponsabilidad de la población en la gestión de los conflictos sociales, muchas vecespor su limitada capacidad organizativa, por la forma como plantean y canalizan sus demandas, por como eligen a sus representantes no solo autoridades sino a sus dirigentes, y como en la gran mayoría de los casos, la participación de la población es muy escasa para la toma de decisiones, entonces ahí surgen los intereses de grupos, que en muchas ocasiones responden a exigencias de índole político, económico entre otrosy que con propuestas maximalistas agudizan las posiciones que por lo general terminan en crisis, con acciones de violencia y que en muchas situaciones deslegitiman sus demandas y las razones verdaderas del conflicto social, desde luego este aspecto debería ser analizado y atendido por el Estado, porque es quien debe capacitar y acompañar a laspoblaciones que están inmersas en conflictos sociales.Sin duda, estos tres actores muestran muchos aspectos másportratar y analizar,en el papel que juegan en la gestión o manejo de los conflictos sociales, y queen el transcurrir de la conflictividad social en el Perú, iremos examinando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *